Imprescindibles para ir a la montaña con niños

Martí y Guillem en los Alpes. Foto de su madre, Begoña de Tea on the moon.

Martí y Guillem en los Alpes. Foto de su madre, Begoña de Tea on the moon.

Mi suegro, además de ser un gran montañero, es muy ordenado y en la pared de su trastero, junto al material de montaña, tiene pegadas dos listas:

* Excursión de un día

* Excursión de fin de semana

Aunque se las sabe de memoria, siempre las repasa y, de esta forma, en cada salida a la montaña, ¡nunca se le olvida nada de lo imprescindible! Pues bien, eso es una de las cosas que hemos aprendido de él, y aunque nuestro orden deja mucho que desear a su lado, cuando salimos de excursión, ya sea un paseo, una caminata montañera o una excursión más seria por los Pirineos hay unos imprescindibles que SIEMPRE vienen con nosotros. De hecho tenemos la mochila que utilizamos para las excursiones con una serie de cosas ya preparadas (botiquín, crema de sol...).

Quizás algunas cosas os parezcan obvias pero son totalmente imprescindibles cuando se va de excursión con niños. No debemos perderle el respeto a la montaña, últimamente se ha vanalizado en cierta manera, viendo superdeportistas que corren por las montañas en zapatillas. 

¡Ir a la montaña es ir a disfrutar, pero siempre con unos consejos y unas previsiones básicas!

Así que vamos allá:

 

Imprescindibles para ir a la montaña con niños

- Buen calzado

Si se va a caminar es básico llevar un calzado que sujete bien el pie y que sea cómodo para caminar.

- Gorra y crema de sol (protección 50)

Son imprescindibles y es que parece que cuando se va a la playa está más que entendido que hay que protegerse del sol. Bien, ¡pues la montaña no es para menos! Son muchas horas bajo el sol y al moverse quizás no dé la sensación de ser necesario, pero es muy importante protegerse del sol, tanto niños como mayores, para evitar un golpe de calor y quemaduras en la piel. Unas gafas de sol también pueden ser muy recomendables.

Agua 

Los niños tienen que estar bien hidratados, así que vas a tener que cargar agua, y más vale que sobre que no que falte....

Dulces o algún tentempié 

Frutos secos, galletas (a parte de la comida, si la excursión se planea más larga). Algo de energía extra siempre sienta bien o algún premio dulce :)

BOTIQUÍN

Tiritas, gasas, esparadrapo, cristalmina, apósito para las ampollas (los tipo Compeed funcionan muy bien), tijeras o navaja y pinzas y, si lo hay, algún medicamento que el niño debe tomar (en mi caso como soy asmática, siempre llevo un Ventolin en el botiquín).

PAÑUELOS DE PAPEL O TOALLITAS

BOLSAS 

Una para recoger la basura y otra para guardar tesoros.

RECAMBIOS DE ROPA

Unos calcetines extras y alguna muda para el niño.

ROPA DE ABRIGO

Siempre, aunque haga calor, si se va a la montaña es importante llevar ropa de abrigo adecuada, depende de la excursión la temperatura puede variar en cualquier momento de forma muy rápida.

CHUBASQUERO

TELÉFONO MÓVIL

Bien cargado y los teléfonos de emergencia memorizados, siempre hay que ir preparados.

- Opcional: bastón de trekking 

Puede ayudarles a caminar por la montaña y, si no, por el camino seguro que encuentran algún palo a su medida que les servirá.

Esto es lo que os aconsejo llevar en la mochila que vais a cargar felizmente en vuestra espalda pero hay otras cosas muy importantes que no nos podemos descuidar:

- Consulta la previsión del tiempo

En la montaña es importante conocer el tiempo que nos vamos a encontrar y saber si vamos a poder hacer la excursión o... ¡mejor buscamos un plan alternativo y la excursión la dejamos para otro día que la podamos disfrutar con buen tiempo!

- Infórmate bien de la ruta que vas a hacer

Y sobre todo escoge excursiones asequibles a tu nivel y el de tus niños. Muchas veces nos han preguntado cuánto es capaz de andar un niño, es difícil de responder y no os puedo decir "tantos kilómetros" o un desnivel... Yo lo que sé es que con Martí y Guillem hemos ido a la montaña desde que tenían muy pocos meses, los hemos cargado con las mochilas a las espaldas y hemos hecho excursiones de todo tipo, pero con un objetivo principal: disfrutar de la naturaleza y las montañas. Ya sea poniendo los pies a remojo en un río, recogiendo una bolsa llena de piñas y palos (unos grandes tesoros), viendo cómo cambian de color los bosques en otoño o haciendo excursiones ya en plan más "serio", pequeñas excursiones por el Pirineo o Prepirineo. Ha sido un proceso progresivo y en nuestro caso, uno de los motivos por los que creo que estamos en este punto es por el aprendizaje que hemos ido haciendo poco a poco intentándoles transmitir nuestra pasión por el entorno natural y, sobre todo, ¡haciéndolos partícipes de él!

¿Y si se cansan? ¿O se aburren? Cómo los distraes y motivas? Pues sí, se cansan y hay momentos de crisis, pero entonces hay que sacar la mochila mágica y utilizar algunos trucos para motivarlos. Aquí van algunas ideas:

Implícalos en las excursiones, es básico, puedes hacer que ellos sean los guías, buscando las marcas del camino y que nos indiquen por dónde seguir.

Recoged tesoros por el camino, fijaos en los animales o tipos de plantas que vamos encontrando, inventad historias y cantad canciones, ¡la de dragones, princesas y magos que hemos conocido por el camino! :-)

Unos Walkie talkies pueden dar mucho juego y soñar con lo que harían al llegar al lago del final del camino o la pasta de chocolate que saldría de la mochila como superpremio al campeón también ayuda mucho.

Todo esto ha hecho que en momentos de crisis hayan vencido los "estoy cansado" o "no puedo más" y hayan decidido seguir adelante y tener la gran satisfacción de disfrutar de un día entre montañas.

Hemos celebrado como si no hubiera un mañana el llegar a nuestra pequeña meta haciéndoles sentir felices de lo que habían hecho... Y es que muchas veces esos ‘no puedo más’ son falta de interés así que, como el poder está en la mente y eso la gente que practica el montañismo, escalada, hace deporte o corre maratones lo sabe muy bien, hemos de saber motivarlos y disfrutar del camino.

Nosotros hemos visto a Martí y Guillem quejarse de ese "estoy cansado" durante una excursión y al llegar a un lago salir corriendo, sacarse las botas y tirarse al agua helada y correr felices olvidándose en absoluto de ese "estoy cansado, no quiero caminar más".

Así que, además de una mochila con lo básico, también es importante llevar una mente con ideas para motivar y disfrutar, que el camino en sí ya sea un lujo. Y teniendo clarísimo que si no se llega al final de la excursión no pasa absolutamente nada, lo importante es disfrutar el simple hecho de estar entre montañas y naturaleza, con la familia o amigos, ¡ese ya es el premio!

Begoña Romeu

Tea on the Moon

BLOG | INSTAGRAM | FACEBOOK